La deuda, el gobierno y los acreedores

El presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentaron en la quinta de Olivos los lineamientos de la propuesta de reestructuración de la deuda ley extranjera que la Argentina tiene con acreedores privados. Ante la presencia de los gobernadores, invitados para presentar el anuncio, junto con la vicepresidenta Cristina Fernández, y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, Guzmán adelantó que la propuesta incluye un recorte de 62% en los intereses, tres años de gracia para empezar a pagar y luego el aumento escalonado de los cupones.

La propuesta se hará pública con mayores detalles hoy mediante un decreto de necesidad y urgencia y también será enviada a la Securities & Exchange Commission (SEC).

“Hoy no podemos pagar y no lo podemos hacer por varios años”, aseguró Guzmán, y reconoció que aún no se ha llegado a un acuerdo con los bonistas con lo que el país y también el FMI consideran una deuda sostenible. “Nos piden más ajuste fiscal, rápido y en más cantidad. Eso destruiría las oportunidades de millones de argentinos, y no lo vamos a permitir. El límite es la oferta que vamos a presentar mañana”.

Martín Guzmán destacó que el FMI y el Banco Mundial perdonen la ...

“Vamos a cambiar la estructura de bonos de deuda por otra: período de gracia por tres años, hasta 2022. Empezaría a pagar en 2023 un cupón promedio de 0,5% y esas tasas crecerían hasta niveles sostenibles. El interés promedio de la propuesta es 2,33%. Hemos tratado de entender a los acreedores. La propuesta es más reducción de intereses que de capital. Reducción de USD 3.600 millones, quita de 5,4% del stock de deuda externa y reducción de interés de USD 37.900 millones, que es el 62%”, detalló Guzmán.

“Queremos salir de esta situación”, dijo Fernández, y aseguró que asumir obligaciones con el mundo financiero no puede impactar más en argentinos que la están pasando mal. “Queremos ser serios y no aprovechar el coronavirus para dilatar este tema”, afirmó.

La deuda bajo legislación extranjera que el Gobierno debe reestructurar asciende a USD 66.238 millones, que llegan a USD 83.000 millones si se suman los títulos bajo legislación local, que el ministro Guzmán ya anunció que postergará su pago hasta 2021. La oferta anunciada hoy apunta a resolver la deuda bajo ley Nueva York, que se reduciría en apenas 5,4% el capital. La quita es prácticamente nula. En lo que sí habrá recorte es en el pago de los intereses, ya que el ahorro será de casi USD 38.000 millones. Los títulos a reestructurar son 21, de los cuales 17 de ellos fueron emitidos en los últimos 4 años en dólares, euros y francos.

El ministro aseguró que la oferta presentada cerrará en 20 días desde su lanzamiento formal, y que se seguirá trabajando con el FMI en un nuevo programa, para un programa de tres años. “Es un período suficiente para que nuestros acreedores tomen decisiones. En este período va a haber gente jugando muy fuerte. Hay muchos intereses en juego. Las voces de nuestros acreedores, que buscan que la Argentina pague más, van a estar resonando. Va a ser importante que como sociedad tomemos el compromiso de estar unidos sobre esta oferta. Esta oferta es algo refundacional para la Argentina, para que tengamos un desarrollo sano», expresó el funcionario.

ACREEDORES

Por su parte, los acreedores y analistas extranjeros rechazaron la decisión de no pagar la deuda durante tres años si no hay ninguna recapitalización de intereses. Además, aseguraron que, con esta oferta, el Gobierno no va a poder salir al mercado nuevamente.

Minutos después de la breve presentación que realizó el ministro de Economía, Martín Guzmán, los bonistas y traders empezaron a hacer los cálculos en base a los pocos números que difundió el Gobierno. «Difícil” fue la primera palabra que emitió desde Nueva York un ejecutivo de un fondo de inversión que tiene una importante tenencia de bonos argentinos. Desde la misma ciudad, un trader con mucha experiencia en los títulos argentinos explicó que “el cronograma de pagos del principal es grave”.

Y como los inversores miran sobre todo la capacidad de repago de mediano plazo del país, consideró que “la quita de capital que propone el Gobierno no va a alcanzar para pagar en unos años”.

En este sentido, el vicepresidente de Moody’s para la región, Gabriel Torres, dijo a Infobae desde Nueva York que “era esperable una mayor quita de capital”. “Es posible que en el corto plazo el mercado pueda reaccionar bien, pero si la relación deuda-PBI era de más del 90%, una quita del 5,4% no cambia en nada la capacidad de pago del país”, explicó.

“Si se observa el capital que la Argentina debe pagar en los próximos años entre la deuda con ley extranjera y local, más lo que le debe al FMI, se necesita que refinancie más de 100 mil millones de dólares, sin contar los intereses”, indicó.

Ese roll over, acotó, “no será fácil dada la larga historia de renegociaciones de la deuda que tuvo que hacer el país en los últimos años, por lo que en principio esta propuesta no resuelve el problema de fondo del país”.

Encrudo.tv | Noticias y TV desde La Pampa | 2019 | Diseño y desarrollo www.generarweb.com