«Son las 15:22 ¡y hemos despegado!»

Tras minutos de gran emoción y cierta preocupación por las condiciones del tiempo, el lanzamiento de la misión Demo-2 se realizó con éxito y la cápsula Crew Dragon viaja ya hacia la Estación Espacial Internacional (EEI). Mirá el video de la misión conjunta de la NASA y la empresa de Elon Musk SpaceX Demo-2 ha sido calificada de histórica por tratarse de la primera vez que una nave privada lleva astronautas a la EEI.

Los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley viajan hacia la EEI en la cápsula Crew Dragon, construida por SpaceX, que actúa como una suerte de taxi contratado por la NASA para que lleve a sus astronautas hasta la estación en órbita.

«Son las 15:22 ¡y hemos despegado!»

La cápsula Crew Dragon, sobre el cohete Falcon 9, despegó desde el mismo lugar utilizado para la misión a la Luna en 1969. La nave tardó nueve minutos en alcanzar su órbita inicial y parte del cohete regresó a la Tierra para ser utilizado de nuevo.

Se espera que Hurley y Behnken lleguen a la EEI alrededor de las 10:30 de la mañana del domingo, hora local (14:30 GMT). Se trata del primer lanzamiento desde suelo estadounidense desde 2011, cuando se puso fin al programa del transbordador espacial. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue testigo del lanzamiento en directo desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral, Florida.

Tras el despegue inicial, la primera etapa de la nave se separó con éxito y descendió sobre la embarcación llamada Of Course I Still Love You («por supuesto todavía te amo»). Es el primer retorno de un cohete Falcon 9 que haya llevado astronautas al espacio.

Posteriormente, la cápsula Crew Dragon se separó del cohete para dirigirse hacia la EEI. Behnken y Hurley tienen ante sí un viaje de 19 horas, en el que les esperan varias tareas. Cabe recordar que este es un viaje de prueba y los astronautas tendrán que probar el sistema y los controles de la Crew Dragon a lo largo de su travesía.

«Esta misión trata sobre todo de poner a prueba la cápsula Crew Dragon. El diseño se probó hace un año, pero solo con un muñeco a bordo. SpaceX y la NASA tienen que entender cómo vivirán y trabajarán dentro del módulo personas reales», explica Jonathan Amos, corresponsal de Ciencia de la BBC. Los dos astronautas tienen ocho horas de descanso, aunque sin estirarse, sentados en la cabina. Una vez en la EEI, sí tendrán camas adecuadas.

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, que vio el lanzamiento junto a Trump y el vicepresidente Mike Pence dijo: «Lo logramos». «Llevamos mucho tiempo esperando esto. Han pasado nueve años desde que lanzamos astronautas estadounidenses en un cohete estadounidense desde suelo estadounidense, y ahora lo hemos hecho».

Bridenstine elogió las acciones de Trump respecto al programa espacial y expresó gratitud por el presupuesto que los legisladores republicanos y demócratas en el Congreso le han destinado. «Suspiro con alivio, pero también les digo que no voy a celebrar hasta que Bob y Doug estén de regreso en casa», añadió.

Bridenstine se dirige a Houston para observar el acople de la Crew Dragon en la EEI. Cerca de 10 millones de personas siguieron en vivo el lanzamiento de este sábado, que era el segundo intento, después de que las malas condiciones del tiempo impidieran la tentativa del pasado miércoles 27 de mayo, según la NASA.