Rusia atacó con misiles a Ucrania

Rusia llevó a cabo una ola de ataques con misiles en varias ciudades de Ucrania, incluida la capital, Kyiv, en lo que parece ser el conjunto de bombardeos más amplio desde las primeras semanas de la guerra.

En total, el ejército ruso lanzó 83 misiles contra Ucrania este lunes, de los cuales 43 fueron derribados por las defensas antiaéreas ucranianas. La primera explosión se oyó poco después de las 8:00 am locales. La policía nacional ucraniana dijo que al menos 14 personas murieron y casi un centenar resultaron heridas. Además, varias instalaciones de infraestructura clave resultaron afectadas, lo que causó cortes de energía generalizados en todo el país.

Volodimir Zelensky, presidente de Ucrania, grabando un mensaje de vídeo frente a su oficina de Kiev en medio del asalto, dijo que Rusia se había centrado en dos objetivos: las instalaciones energéticas y las personas. “Les ruego -dijo- que no abandonen los refugios. Cuiden de sí mismos y de sus seres queridos. Resistamos y seamos fuertes”. El Ministerio de Defensa de Ucrania se mostró desafiante, tuiteando: “Nosotros. Nunca. Nos rendiremos”. Los canales rusos pro-guerra en Telegram, una plataforma de mensajería social, estaban jubilosos: “Es un día que habíamos esperado durante mucho tiempo”.

Kiev no fue el único objetivo. El alcalde de Lviv, en el oeste de Ucrania, dijo que los misiles rusos habían atacado infraestructuras críticas, incluidas las redes de telefonía móvil y las instalaciones de energía y agua. Añadió que se estaban utilizando generadores de reserva para bombear agua y que un tercio de los semáforos estaban fuera de servicio. El gobernador de Mykolaiv, una ciudad del sur cercana al Mar Negro, dijo que Rusia había lanzado al menos tres oleadas de ataques en todo el país, y que la tercera incluía 47 misiles. El bombardeo también incluyó diez municiones de merodeo, o drones suicidas, suministradas por Irán y enviadas desde Bielorrusia, dijo. Muchas otras ciudades fueron alcanzadas por bombardeos de varios cohetes, como Dnipro, Kryvyi Rih y Zaporizhia, en el centro de Ucrania, y Kharkiv, en el este. Kharkiv se ha quedado completamente sin electricidad. Las autoridades militares de Odessa informaron de que también se habían lanzado misiles y aviones no tripulados contra la ciudad portuaria.

El ataque puede marcar el comienzo de un nuevo y duro capítulo en una guerra ya cruel. Parece ser una declaración de intenciones de Putin y de Sergei Surovikin, el general nombrado comandante general de la guerra el 8 de octubre. Antes del ataque, un alto funcionario de la inteligencia ucraniana dijo que Ucrania esperaba pocas cosas buenas del nombramiento de un “hombre cruel” con un pasado sangriento. En agosto de 1991 fue uno de los pocos oficiales que siguieron las órdenes de los golpistas que pretendían derrocar a Mijaíl Gorbachov y aplastar un levantamiento democrático. El general Surovikin pasó seis meses en la cárcel, pero fue liberado sin juicio. Luego obtuvo una condena penal, posteriormente anulada, por comercio ilegal de armas. Su ascenso, al parecer, fue fuertemente impulsado por Yevgeny Prigozhin, que tiene su propio ejército privado de mercenarios, el grupo Wagner. El funcionario ucraniano dijo que había estudiado la participación del general Surovikin en Afganistán, en dos guerras chechenas y en la guerra aérea de Rusia en Siria, y que había llegado a una sencilla conclusión: “Es un carnicero”.

Encrudo.tv | Noticias y TV desde La Pampa | 2019 | Diseño y desarrollo www.generarweb.com